jueves, 5 de agosto de 2010

Don't think I was so easy to change

No pretendía huir... Sólamente necesitaba silencio después de reventarse mis tímpanos, un respiro después del último grito. Recomponer mis brazos, mis intenciones... Malgastar el tiempo que había guardado para ti, arrepentirme de las veces que me había comprometido con tantas ganas... Siempre he creído que la decepción es mejor que la nada. Al fin y al cabo si nos decepcionamos es porque antes ha habido una ilusión...
Decepcionarte ha sido mi decepción. Lo siento.

1 comentario: